973
PARTICIPACIONES

113
USUARIOS

79248
VISITAS

INFORMES SOBRE
PARTICIPA

BLOGS

La eliminación de la Tesis de Grado
Creación: 2016-02-21 01:55:20     Por: Ajon

Hace dos años las páginas de los diarios se llenaban con titulares resaltando la desaparición de la Tesis de grado, de estos titulares se desprendió mucha polémica que giraba en torno a la pregunta ¿La desaparición de la tesis de grado acabará con la Investigación en las Instituciones de Educación Superior?

El hecho ocurrido fue que en Ecuador, el Consejo de Educación Superior (CES) en el año 2013 se encontraba elaborando su Reglamento de Régimen Académico, en el cual se establecieron nuevas modalidades de titulación para las carreras de grado o tercer nivel (Licenciaturas, ingenierías, etc.); en estas modalidades ya no encontraba la tesis, esta había constituido en la única modalidad para las maestrías de investigación dejando para las carreras de grado nuevas modalidades como los proyectos de investigación, proyectos integradores, artículos académicos, exámenes de grado de carácter complexivo, entre otros.

A lo largo de los años la tesis de grado se había constituido en la tradicional y única modalidad de titulación en casi todas las Instituciones de Educación Superior (IES) del país para las carreras de grado, su eliminación constituyó un cambio contundente al cual muchos estamentos de la comunidad universitaria se resistieron, entre las críticas, existieron docentes como el Dr. Francisco Ribadeneira, catedrático de la Universidad Central del Ecuador que sostenía que la eliminación de la tesis constituye una excusa para promover el facilismo, la mediocridad y abanderar a los vagos; en contraste, la postura de varios funcionarios del Gobierno fue que la tesis de grado se había constituido en un cuello de botella para la graduación y que afectaba a la eficiencia terminal de las IES, siendo esto un desperdicio de recursos ya que los estudiantes se preparan para ejercer una profesión y terminan en calidad de egresados sin llegar a graduarse y beneficiar al país con sus destrezas; lo cual constituye un desperdicio social.

 Una carta que no se barajó sobre la mesa de la polémica fue que la tesis de grado el 22 de enero de 2009 ya había desaparecido con la aprobación del Reglamento de Régimen Académico del Sistema Nacional de Educación Superior por el ahora extinto Consejo Nacional de Educación Superior (CONESUP), el mismo que en su Art. 37.2 desconoció a la modalidad de tesis de grado, dejando como único trabajo de titulación al Proyecto de Investigación, dejando la tesis como exclusiva para optar por el título de Magister.

La novedad del Reglamento de Régimen Académico (RRA) expedido por el CES, en realidad no fue la eliminación de la tesis, sino la aparición de nuevas modalidades de titulación como el examen de grado de carácter complexivo; y de aquí viene la pregunta ¿si la tesis estaba eliminada, por qué existió tanta discusión en torno a este tema al momento de la expedición del RRA del CES en el 2013?

Esto se debió a que la gran mayoría de la IES del país, se resistieron a abandonar la aplicación de la tesis de grado omitiendo la normativa del CONESUP, porque justamente en las fechas que debió aplicarse la normativa del CONESUP, este órgano había desaparecido dando lugar a la existencia jurídica del CES; quien, para dar efectivo cumplimiento de las nuevas modalidades de titulación les dio a las IES 18 meses para crear una Unidad de Titulación Especial, en la cual se dé efectiva aplicación de las nuevas modalidades y se elimine a la tesis.

¿Cuál es el punto de eliminar a la tesis?

Como lo ha manifestado el ahora fallecido Umberto Eco, la elaboración de tesis fue pensada para las grandes élites que en el siglo pasado eran las únicas que podían acceder a la Educación Superior, en la Universidades se contaba con un número reducidísimo de alumnos, con muchos recursos económicos, a los cuales el bien pagado profesor tutor podía dirigirles su tesis sin problemas.

La universalización del acceso a la Educación Superior, implicó que el número de estudiantes creciera, que los recursos necesarios se eleven, y que el tutor no pueda dar la atención requerida a los trabajos de investigación, ya que pasaron de ser 5 estudiantes a ser 50, ocasionándose cuellos de botella en el sistema de Educación Superior, reducción de la calidad, baja en la eficiencia terminal y un desperdicio social.

Una forma de arreglarse el problema del aumento de la carga de estudiantes, fue la reducción de la calidad, la reducción del rigor en la investigación, el quemeimportismo por parte de docentes y estudiantes, hasta que este problema se convirtió en parte de la tradición académica, mediante la cual, a los estudiantes que les interesaba obtener el título, debían contar con mucho tiempo libre para acosar diariamente al atareado tutor y recibir revisiones sobre su tesis; recurrir a uno de los negocios que ofrecían “ayuda” en la elaboración de la tesis, pero terminaban elaborándola, negocios que proliferaron en gran medida hasta la actualidad; y en el peor de los casos, existieron estudiantes que recurrieron al fraude o deshonestidad académica para entregar copias de tesis de otros autores como suyas.

Como resultado, a nadie le importaba investigar, los estudiantes solo querían graduarse, para ejercer la profesión que les permita ganar dinero; los aportes de las tesis no tenían novedad; el nivel de investigación era muy superficial; a los estudiantes ya no les importaba hacer el esfuerzo de buscar nuevas metodologías para obtener resultados, sino que se aplicaban metodologías genéricas; aparecían los mismos métodos, técnicas e instrumentos en todas las tesis. La finalidad de la tesis de aportar conocimiento científicamente obtenido, nuevo y relevante a la comunidad académica se había perdido, hasta el punto de que pasó a formar parte de la conciencia académica colectiva; dando lugar a trabajos denominados tesis cuyo contenido, aporte teórico-metodológico e investigativo difícilmente llegaba al de una monografía.

El significado real de “Tesis” se había perdido por lo que a cualquier trabajo se le podía denominar tesis, lo cual conceptualmente implica un fraude académico, lo que en el Sistema de Educación Superior es inadmisible.

A eso se suma que el tercer nivel de formación (grado) está orientado al ejercicio de una profesión, más no a la investigación, por lo cual, el estudiante no se encuentra muy bien preparado para elaborar una tesis de óptima calidad, este momento realmente se da en las maestrías de investigación y en los doctorados (PHDs)

La propia investigación implica un correcto uso de la epistemología, es decir, llamar a las cosas como son, y denominar tesis en las carreras de grado “tesis”, es atentar contra la epistemología misma; por lo que se ha vuelto necesario, delimitar correctamente el uso de los términos académicos y establecer trabajos de titulación que se adecúen a la dificultad y al nivel de formación para el que se le ha preparado al estudiante.

A mi criterio personal, es correcto haber eliminado la tesis de grado, amén de reconocer el nivel de dificultad, tiempo, dedicación y conocimientos específicos que la elaboración de esta misma implica y de establecer trabajos que se adecúen a la formación académica del estudiante.

Roger Andrés Vallejo Pérez.





Contacto

Twitter
@participa_ecua
Contacto

Twitter
@participa_ecua